camion teclaseo

Los hilos que movieron el boicot al antiguo sistema de recolección de basura en Santa Tecla

Quienes viven en Santa Tecla ya han escuchado de TECLASEO, pero es probable que no muchos recuerdan las deficiencias, protestas, cierres de relleno sanitario e innumerables problemas que se dieron con el antiguo sistema de recolección de basura de la alcaldía de Santa Tecla.

 

Un sindicalista de la alcaldía de santa tecla, que pidió el anonimato, cuenta la forma en que un alto funcionario del gobierno actual, con la colaboración de sindicalistas que laboraban en ese entonces en la comuna tecleña, realizaban acciones para obstaculizar el trabajo de recolección de basura en el municipio y cobrar horas extras injustificadas.

 

Según el testigo, la recolección de desechos sólidos se realizaba en 3 turnos: de 5AM a 12M, de 12MD a 3.30PM y 5PM a 12 de media noche.

 

Pero al regresar los camiones recolectores a las instalaciones, estos presentaban desperfectos, los cuales eran provocados por los mismos sindicalistas, con el objetivo de paralizar la recolección.

 

“Había un acuerdo con los compañeros que cuando entraba un camión teníamos que hacer algo como arruinar las mangueras de los frenos, pinchar las llantas y otras cosas para que los camiones no pudieran salir de nuevo; también teníamos que sacarle el combustible para venderlo”, contó el exsindicalista.

Teclaseo

A pesar de que, eran ellos mismos quienes provocaban los desperfectos para ya no poder salir a las rutas de recolección, siempre reportaban una gran cantidad de horas extras que llegaban hasta 120 por mes, sin trabajarlas.

 

“Los camiones que trabajaban un día ya no salían el día siguiente porque había un acuerdo entre los tripulantes de cada camión, (1 motorista y 4 recolectores) quienes decidían cuál era el proceder para arruinar los camiones; si alguien no estaba de acuerdo, se quedaba callado”, siguió relatando.

 

Según el testigo, quienes coordinaban todas este accionar eran: Alexis Merilyn Hernández, y dos personas más a quienes identificó únicamente como Kenya y Geovanny.

 

Sin embargo, asegura que el autor intelectual fue el actual ministro de trabajo, Rolando Castro, del gobierno del presidente Nayib Bukele, junto con un señor a quien identifica solo como Berríos.

 

Rolando Castro trabaja desde su despacho en el Ministerio de Trabajo, desde ese lugar da las indicaciones de lo que se va a hacer para desestabilizar a las comunas.

 

Una vez que se ha hecho “el trabajo”, recibe a uno de los sindicalistas en su despacho para entregarles el cheque para cambiarlo y repartirlo entre los involucrados, afirmó. 

 

Además, el testigo menciona que esta práctica de estar boicoteando el trabajo municipal en Santa Tecla, a través del sindicato de trabajadores municipales, no es nueva, ya que aseguró que siempre les han ofrecido dinero y otro tipo de ayuda.

 

Menciona también que este accionar es por intereses políticos y que están siendo apoyado por el partido Nuevas Ideas.

 

“Todos sabemos que varios de los compañeros sindicalistas que han estado involucrados en esa situación, ahora están oficialmente afiliados al partido Nuevas Ideas; ellos han comentado que un señor Henry Flores les ha prometido contratarlos en la alcaldía si gana las elecciones”, dijo.

 

Asegura que con todas las anomalías que se presentaban en el rubro de la recolección de basura, se veía venir un cambio, y que luego surgió el proyecto de TECLASEO, a lo cual vio con buenos ojos, pero que no estaba de acuerdo en que se fueran todos sus compañeros, ya que, a su juicio, ahí pagaron “justos por pecadores”.

Teclaseo

TECLASEO inició operaciones el 1 de agosto de 2018, luego de que la alcaldía tecleña decidiera dejar atrás todos los viejos problemas en el antiguo sistema de recolección de desechos sólidos. Funcionarios municipales han mencionado que unas de las condiciones que pusieron es que se contratara a la mayor parte del personal.

 

“Ellos habían dicho que en total iban a contratar a 105 personas de un total de 154 que estábamos en esa área; al resto, los iban a indemnizar y todo estaba listo; pero de repente les llegaron órdenes que no tenían que aceptar y fue que un día amanecieron 27 personas que se pusieron afuera de la alcaldía para impedir que los demás firmaran”.

 

“La verdad es que todos los compañeros que iban a ser despedidos, en ese momento, tuvieron la oportunidad de seguir laborando en la alcaldía, sin embargo, se dejaron llevar por cabeza ajena, haciendo de esto un tema político y ese fue su peor error. No tuvieron que haberse aliado a ningún partido político”, finalizó el relato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *